Hecho en México

Hecho en México: la campaña de las cuatro décadas**

Ha sido largo el camino que ha tenido que recorrer el distintivo Hecho en México. El origen data de 1978 cuando el emblema fue publicado por primera vez en el Diario Oficial de la Federación, con la intención de que los consumidores pudieran reconocer los productos fabricados dentro del país.

 

Esta campaña surgió como una estrategia de las autoridades con el objetivo de mejorar la calidad de las producciones nacionales para competir en el mercado internacional y enfrentar la crisis económica de la época.

 

A partir de esa fecha, diferentes administraciones del Gobierno federal hicieron uso del sello o lanzaron campañas similares bajo contextos políticos y económicos del momento, y ya si el ego era muy grande, transformaban el sello para marcar su “dinastía” o dejar su legado.

Evolución de los distintivos Hecho en México
Evolución de los distintivos Hecho en México

 

En todos los intentos anteriores, el resultado había sido el mismo: al principio, mucho entusiasmo y revuelo y, con el paso de los meses, llegaba el olvido, la desidia y todo acababa en el archivo muerto.

 

En 2017 la situación y las circunstancias fueron muy diferentes.

 

Para comenzar Donald Trump, el candidato republicano de los Estados Unidos de América, tomó posesión de la presidencia en un giro inesperado de las elecciones. Había calma en el ambiente por la promesa de que la administración Obama tendría una continuidad indirecta pero estable.

 

Pese a los dislates, declaraciones y atropellos, Trump tocó la fibra sensible de un sector muy importante: personas blancas de escasos recursos, sin educación, que perciben a los migrantes como los ladrones de sus empleos.

 

Fue en enero de ese año cuando los sistemas políticos, económicos y sociales del mundo se pusieron en tensión. El nuestro no fue la excepción, por lo que tuvieron que tomarse acciones como es el caso del Hecho en México.

 

Distintivo Hecho en México
Distintivo Hecho en México

 

Si bien el sello mexicano formaba parte de la agenda del presidente Enrique Peña Nieto desde su inicio en diciembre de 2012, fue hasta cuatro años después que se impulsó el relanzamiento del Hecho en México a jalones y estirones como respuesta a un líder estadounidense etnocentrista y conservador.

 

Una estrategia obvia e indiscreta que no intenta contrarrestar el proceso natural de la globalización o fomentar un nacionalismo incongruente y opuesto a la firma de tratados de libre comercio, sólo un mecanismo de autodefensa para la industria mexicana mediante la inyección de credibilidad, calidad y seguridad en los productos y servicios que nuestro País tiene para ofrecer.

 

El sello se ha convertido en un símbolo que nos recuerda que somos un todo, que tenemos todas las habilidades, conocimiento y experiencia para ser el País que queramos ser. Que lo que piense el escenario internacional no nos define y que si bien, no somos una primera potencia, tampoco estamos subdesarrollados.

 

Ha pasado un año de que Normalización y Certificación NYCE, S.C. junto con otros siete organismos de certificación fueran acreditados para la certificación del distintivo Hecho en México ante la Entidad Mexicana de Acreditación y la Dirección General de Normas de la Secretaría de Economía.

 

Con estos procedimientos se apoya a la industria mexicana en general en materia de credibilidad y fortaleza.

 

Normalización y Certificación NYCE S.C. conoce la importancia de portar ese ícono como símbolo de identidad. Que sea reconocido y que quien lo observe, conozca su significado, comprende a qué hace referencia y se solidarice.

 

Como parte de su equipo de trabajo, en NYCE estamos muy interesados en que quien ostente el distintivo Hecho en México en sus productos y servicios, lo haga de manera legítima cumpliendo con la evaluación de la conformidad de las normas de calidad y seguridad.

 

De esta manera, podemos garantizarles a los consumidores mexicanos que “lo hecho en México está bien hecho”.

 

**

Por: Lourdes DE COSÍO GONZÁLEZ

Líder en Desarrollo de Negocios, NYCE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *